Carta de un misionero desde el Congo dando las gracias a la Parroquia

Padre Andrés García

El Padre Andrés García, misionero de la Consolata, es bien conocido en Jaén. Estudió en el Seminario casi toda su formación completa, aunque al final decidió orientar su vida hacia la misión.

En verano estuvo en nuestra Parroquia y celebró la Eucaristía alguna tarde.

Nos contó el sueño que le movía: Estaba intentando construir una escuela en medio de la selva, para los pigmeos con los que él trabaja, por ser los más marginados de la región.

Nos pidió colaboración y le prometimos 3.000 € para terminar su escuela.

Durante los meses de diciembre y enero hemos reunido esa cantidad y se la hemos mandado.

Esta es la carta que nos escribe de agradecimiento.

 

Hola, Julio.
¿Cómo vas? ¿y tu madre?
Te imagino bien metido en tu organigrama e implicando a todos los fieles que puedes en el camino de la comunidad cristiana.
Siempre he admirado tu capacidad de organización y tu inteligencia al servicio del Evangelio. A menudo explorando la VERDAD donde otros no se atreven o no llegan. Queriendo mejor conocer para mejor amar y servir.
Ya nos vendría bien que nos acompañaras durante unos meses para ayudarnos a discernir y organizar…
Te escribo sobre todo para agradecerte por vuestra ayuda. Agradece también a todos nuestros hermanos de S. Pedro Poveda. Seguro que han sido numerosos quienes han participado con generosidad en esta ayuda que nos ofrecéis. Gracias.
Hoy hemos recibido 3.883,60 $, que imagino equivalen a los 3.000 € menos un 1,46% de tasas de envío.
En estos tiempos difíciles cada sí, cada gesto de generosidad es un tesoro. Vuestra generosidad sostiene nuestra fe y nuestra misión; vuestra fraternidad devuelve la dignidad a bantúes y pigmeos que, con asombro se interrogan sobre esa misteriosa comunión que nos une desde el bautismo, haciéndonos hermanos, hijos de un mismo Padre; diferentes, pero hermanos, en comunión, miembros de la misma familia: la Iglesia, el Cuerpo de Cristo.
Incluso los que no conocen a Jesús, se asombran más aún (si cabe).
Gracias de nuevo.
Te cuento, Julio, que desde mediados de enero me han liberado nuevamente para la pastoral pigmea, asumiendo así P. Evans la función de párroco.
Poco a poco quiero retomar la itinerancia por los campamentos pigmeos y me gustaría usar el blog para ir contando lo que aprendo de ellos.
A ver si soy capaz de mantener el propósito y si nuestro Señor me ayuda con la salud, pues la selva es bastante exigente. Rezad por mí y por este pueblo marginado.
Un abrazo y un saludo a todos los cristianos de S. Pedro Poveda.
Saluda también a nuestros compañeros de seminario. Guardo un recuerdo agradecido y alegre del camino que recorrimos juntos.
Andrés


Podéis conocer mejor al Padre Andrés leyendo su blog: www.sedevida.blogspot.com

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )