El legado de una niña de 9 años (Rachel)

Acabo de ver un vídeo impactante sobre la labor llevada a cabo por una niña en Etiopía. ¡Qué grande es el corazón humano y qué nivel de generosidad y altruismo pueden llegar a alcanzar las personas!
La duda que me surge es por qué no somos siempre así, por qué si queremos ser buenos no podemos serlo, por qué a veces la impresión es que triunfa lo peor de la especie…
La respuesta cristiana es compleja: Por una parte, está el poder del pecado que oprime los corazones y las relaciones de las personas; por otra parte, está la lejanía de Dios, el verdadero oasis… De esto nos habla la Palabra de Dios del próximo domingo: ¿De qué tenemos sed? ¿Dónde y cómo la saciamos?

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )