Los sentimientos y las actitudes del Adviento

Corona de Adviento 2009 Si quisiéramos sintetizar cuáles son los principales sentimientos y actitudes que caracterizan el tiempo de Adviento, podríamos señalar cinco:

1. Vivir la esperanza. La esperanza en la vida plena, amorosa, renovada, fiel, gozosa, que Dios nos ofrece. En definitiva, la esperanza en Dios mismo.

2. Preparar el camino del Señor. Es decir, hacer que nuestra vida y nuestro mundo se aproximen a lo que Jesús espera, a lo que Jesús quiere. Preparar el camino del Señor significa, al fin y al cabo, entrar en comunión con su manera de vivir.

3. Despertar los sentimientos de alegría. Si confiamos en el amor de Dios que viene a compartir nuestra vida, si nos sentimos partícipes de su Reino, ¿cómo no deberíamos estar profundamente alegres? No, no se trata de hacer ver que no existe el mal ni el dolor, ni de olvidarse de las agonías de la propia vida, sino que se trata de vivirlo todo con el más profundo convencimiento que, al final dc todo, se encuentra el amor de Dios que no falla nunca.


4. Profundizar en el espíritu de oración.
El Señor viene, viene siempre. Y nosotros podemos ponernos delante suyo con todo lo que somos y lo que vivimos: con nuestras ilusiones y tristezas, y no sólo con las nuestras, que sería muy egocéntrico, sino también con las ilusiones y tristezas de nuestro mundo. La oración es una gran expresión de la esperanza.


5. Aprender a ser pacientes.
Porque querríamos ser más fieles al Evangelio y aunque nos esforcemos no lo logramos, y querríamos que la injusticia desapareciera y a menudo parece que aumenta, y querríamos no tener que vivir con el alma en vilo por tantas cosas, y resulta que lo tenemos que hacer, y querríamos…
 El Adviento nos invita a vivir la vida con paciencia, que no significa dejadez ni despreocupación, sino que, quiere decir, en definitiva, confianza en Dios.

Ver fotos del Adviento 2009

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )