* • * ♫ * ♥ * • LA NAVIDAD DE LA FE • * ♥ * ♫ * • *

Te estás preparando para celebrar la Navidad:
Seguramente has puesto el belén o el árbol de Navidad; has jugado a la lotería; has comprado comida especial y dulces navideños; esperas con ilusión a la familia… pero con los años se va posando en nuestro corazón un velo de indiferencia… ¡Luego todo sigue igual! Sigue la dichosa crisis, la decepción interior, las preocupaciones, los problemas familiares, las tristezas y desilusiones…
Bueno, yo quiero compartir contigo un secreto.
Dice el Evangelio que «…mientras estaban allí le llegó a ella el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada. En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. De repente un ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor. El ángel les dijo: -No temáis, os anuncio una buena noticia que será de gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre».

Si te fijas, tu situación es muy parecida a la de los pastores: la «noche interior», el trabajo rutinario, la tristeza vital, el temor… Pero algo cambió sus vidas. Tuvieron el privilegio de escuchar una Noticia especial (buenísima), una gran alegría: «Hoy os ha nacido un Salvador…». El ángel les dio una señal: «Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre».
Yo sé que tú has buscado y sigues buscando, pero ya no sabes dónde. Por eso el Señor te deja esta noche su señal: un niño, en pañales, en un pesebre. ¿Te lo puedes creer? Es evidente que no podías encontrar la felicidad, porque jamás habrías imaginado que se encontraría ahí.
Si te atreves a creer en la señal del ángel, tus problemas y preocupaciones no van a desaparecer de un día para otro, pero te aseguro que se encenderá en tu interior un fuego y una luz que nada ni nadie podrán apagar… Tu vida se convertirá en Navidad, porque el Señor de la fe ha nacido en tu corazón y ya nunca te faltará su amor.
Yo te invito a creer con la fe de un niño en esta Buena Noticia de alegría.

Concluye el evangelista San Lucas el relato diciendo que «María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón».
Creo que lo que quiere decirnos es que la Navidad consiste en dejar de ser pastores y convertirnos en María, pues si Jesús ha nacido en nuestro corazón, toda nuestra vida cambia hasta llegar a ser hijos de Dios.
¡Por cierto! Verás a los magos de Oriente, pero cuídate de Herodes.

Un abrazo, Julio Segurado Cobos

 

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )