Carta del Párroco: «Terminando la construcción de la Parroquia»

     Al leer el título algunos habréis pensado que ya estamos dándole vueltas a continuar la segunda fase de las obras. Pero lo cierto es que por ahora eso no urge. Lo más urgente para nosotros es comenzar a sacar partido a las instalaciones que nos hemos dado, ayudando a las familias del barrio en sus necesidades, pues estamos convencidos de que todos necesitamos de Dios, de la Iglesia y de los demás: unos necesitarán recursos económicos o ayudas para hacer frente a pagos, pero otros sin duda tendrán otras necesidades básicas: ayuda en los estudios de hijos con dificultades; compañía de personas que están solas; la fe y la esperanza de quien no la tiene o la ha perdido; lazos y relación con las demás personas, ayudándonos a salir del anonimato y del individualismo…

      Esta semana he escuchado uno de los piropos más bellos sobre la Parroquia: «¡Siento la Parroquia como mi familia! En ella encuentro compañía y ayuda; siento que tengo hermanos, padres, madres…» ¿No es maravilloso que una persona pueda sentir así la Parroquia? ¿Y no sería estupendo que todos la pudiéramos vivir así? ¡Piénsalo… por ti y por tu familia! Yo tengo claro que solos por la vida no podemos continuar, pues nos desintegramos y destruimos lo que más queremos…

     Por eso, para el próximo curso te invito a que te plantees en qué puedes colaborar con las familias de tu Parroquia y de tu barrio. Esta semana, sin ir más lejos, hemos recibido dos ofrecimientos: Una persona se compromete a ayudar a realizar la Declaración de la Renta a personas con escasos recursos; una pareja recién casada, ambos profesores de educación especial, se ofrecen a dar clases a niños con dificultades… Son sólo dos ejemplos, pero imagina lo que entre todos podríamos hacer y aportar. A mí se me ocurren estas iniciativas:
-Una coral de niños/adolescentes
-Clases de guitarra
-Escuela de padres (para orientar y compartir experiencias y dificultades en la difícil tarea de educar)
-Grupo de oración y silencio
-Consejo Pastoral de la Parroquia…
     Reconozco que tengo algo de deformación profesional, pero piensa tú qué cosas crees que serían necesarias o mejor qué iniciativas puedes aportar.
     ¡Feliz verano!
     Julio Segurado Cobos, Párroco

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )