Significado del Adviento

Adviento 2009 en nuestra Parroquia Adviento ("adventus") es una palabra latina que significa venida. Se utilizaba sobre todo para hablar de la llegada solemne del emperador o de alguna personalidad importante. Y ahora, nosotros, la hacemos servir para celebrar la llegada de nuestro Señor, Jesús. El tiempo de Adviento comienza cuatro domingos antes de Navidad. No es un tiempo de penitencia, como la Cuaresma, sino que es un tiempo de esperanza, de vivencia de este Señor que, igual que vino un día en Belén, hace ya dos mil años, continúa viniendo cada día entre nosotros, y vendrá un día plenamente, definitivamente, al final de los tiempos, para llevar a la plenitud su Reino. 

 El Adviento es como un camino. Se nicia en un momento del año, avanza por etapas progresivas, se dirige a una meta.
 La invitación llega desde muy lejos. La historia humana comenzó a partir de un acto de amor divino: «Hagamos al hombre». El Amor daba inicio a la vida.
 Ese acto magnífico se vio turbado por la respuesta del hombre, por un pecado que significó una tragedia cósmica. Dios, a pesar de todo, no interrumpió su Amor apasionado y fiel. Prometió que vendría el Mesías.
 La humanidad entera fue invitada a la espera. El Pueblo escogido, el Israel de Dios, recibió nuevos avisos, oteó que el Mesías llegaría en algún momento de la historia. El pasar de los siglos no apagó la esperanza. El Señor iba a cumplir, pronto, su promesa.
 Esa invitación llega ahora a mi vida. También yo espero salir de mi pecado. También yo necesito sentir el Amor divino que me acompaña en la hora de la prueba. También yo escucho una voz profunda que me pide dejar el egoísmo para dedicarme a servir a mis hermanos.
 ¿Desde dónde comienzo este camino? Quizá desde la tibieza de un cristianismo apagado y pobre. Quizá desde odios profundos hacia quien me hizo daño. Quizá desde pasiones innobles que me llevan a caer continuamente en el pecado. Quizá desde la tristeza por ver tan poco amor y tantas promesas fracasadas…
 La voz vuelve a llamar. En el desierto del mundo, en la soledad de la multitud urbana, en el silencio de la noche invadida por los ruidos, en las risas de una fiesta sin sentido… La voz pide, suplica, espera que dé un primer paso, que abra el Evangelio, que escuche la voz de Juan el Bautista, que abandone injusticias y perezas, que mire hacia delante.

Vuestro Párroco, Julio

Ver Fotos del Adviento 2009

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com